Extractos de [El Coleccionista] de Walter Benjamin

Extractos de [El Coleccionista] de Walter Benjamin

«Todas las antiguallas tienen un valor moral»
Charles Baudelaire



En el monumental Libro de Los Pasajes de Walter Benjamin, el arte toma un papel fundamental para comprender a la sociedad europea del siglo XIX. En estos extractos del capítulo H [El Coleccionista], se nota la vigencia del pensamiento de Benjamin y nos acerca a las entrañas del arte contemporáneo. ¿Qué significa coleccionar arte, libros, objetos y adorarlos como fantasmagorías? El sistema, el artista, el curador, el comprador, todos en un mismo escenario como parte de la maquinaria mientras el arte observa de lejos con su lenguaje saturado y único.



––Hay que saber que para el coleccionista el mundo está presente, y ciertamente ordenado, en cada uno de sus objetos.


––Al coleccionar, lo decisivo es que el objeto sea liberado de todas sus funciones originales para entrar en la más íntima relación pensable con sus semejantes.


—Para el verdadero coleccionista cada cosa particular se convierte en una enciclopedia que contiene toda la ciencia de la época, del paisaje, de la industria y del propietario de quien proviene.


––La fascinación más profunda del coleccionista consiste en encerrar el objeto individual en un círculo mágico, congelándose éste mientras le atraviesa un último escalofrío (el escalofrío de ser adquirido).


––Coleccionar es una forma de recordar mediante la praxis y, de entre las manifestaciones profanas de la «cercanía», la más concluyente.


––El verdadero método para hacerse presentes las cosas es plantarlas en nuestro espaci(o) (y no nosotros en el suyo). Eso hace el coleccionista y también la anécdota.


––La propiedad y el tener están subordinados a lo táctil, y se encuentran en relativa oposición a lo óptico. Los coleccionistas son de instinto táctil.


––El verdadero coleccionista saca al objeto de su entorno funcional.


––El modelo positivo opuesto al coleccionista, que representa a la vez su culminación, en cuanto hace realidad la liberación de las cosas de la servidumbre de ser útiles, hay que concebirlo según estas palabras de Marx: «La propiedad privada nos ha hecho tan estúpidos e indolentes, que un objeto solo es nuestro cuando lo tenemos, es decir, cuando existe para nosotros como capital».


––Una especie de desorden productivo es el canon de la memoria involuntaria, y también del coleccionista.


––Al gran coleccionista le conmueven de un modo enteramente originario la confusión y la dispersión en que se encuentran las cosas del mundo.


––El coleccionista, a quien se le enriquecen las cosas por el conocimiento que posee de su origen, y de su curso en la historia, se procura una relación semejante con ellas, que no puede sino parecer arcaica.


Walter Benjamin. Libro de Los Pasajes. Edición de Rolf Tiedemann. AKAL, 2005.

BLOG

Ubuweb: film & video / 15 archivos esenciales 7 poetas queretanxs que deben leerse en cualquier pandemia Bots en Twitter que hacen arte Extractos de [El Coleccionista] de Walter Benjamin Las librerías independientes post apocalípticas
Tomo 004 Buró de Coleccionistas Refugios